El freno clic-clac revolucionario de las mosquiteras enrollables Bug Stop le suministra una multitud de ventajas para su máxima comodidad.

Pero en qué consiste exactamente este freno clic-clac?

¿Conoce probablemente el concepto del bolígrafo? Ya se habrá a lo mejor preguntado cómo se puede subir y bajar la punta del bolígrafo haciendo el mismo movimiento de pulsación.

Para el freno clic-clac de la mosquiteras enrollables, Bug Stop se inspiró de este mecanismo de bolígrafo. Sólo tiene que pulsar las asas para que la mosquitera se quede en posición cerrada, o se abra. Este sistema de apertura suministra entonces una ventaja considerable cuando su mosquitera está instalada pegada a la ventana.

Todas las demás mosquiteras enrollables disponibles en tienda disponen de un sistema de cierre que funciona con ganchos o pestillos, además de color negro. El zócalo se engancha efectivamente dentro del perfil tirador.

Para abrir una mosquitera tradicional, hace falta pulsar las asas con los dedos, bajar un poco el perfil tirador y girarlo hacia atrás para que los ganchos ya no retengan la mosquitera.
Cuando la mosquitera está pegada a la ventana, puede resultar fastidioso girar el perfil zócalo ya que queda poco espacio para un movimiento de las manos.
Gracias al sistema Clic-Clac de Bug Stop, solo hace falta pulsar las asas hacia abajo para que la mosquitera se abra. El sistema interno desbloquea el perfil tirador una vez que detecta una presión sobre las asas, exactamente como lo hace un bolígrafo cuando pulsamos el botón y se retracta la punta.

Además de esta comodidad, el freno clic-clac es un medio de cierre de lo más seguros. Muchas mosquiteras del mercado abren de repente cuando se le golpea accidentalmente el zócalo. Puede ser problemático e incluso peligroso si la mosquitera no lleva sistema de recogida progresiva.

Además de la sencillez y comodidad de uso que suministra, el freno clic-clac permite instalar la mosquitera con cualquier descuadre. Siempre funcionará igual. Sirve entonces perfectamente para instalación de la mosquitera dentro de un hueco antiguo, no cuadrado, con un lado por ejemplo 3cm más corto que el otro lado. El sistema clic-clac admite también un obstáculo de 9mm en medio de la parte inferior. Su mosquitera quedará perfectamente cerrada.

El freno clic-clac Bug Stop no influye en ningún momento en el procedimiento de corte del cabezal. Podrá seguir cortando el cabezal montado entero (con malla enrollada y el zócalo) al mismo ancho, sin tener que cortar el zócalo a una medida diferente para poder montar el clic-clac.

Gracias a su diseño y el cuidado al detalle de Bug Stop, es el sistema de retención de mosquitera enrollable auto-regulable más discreto del mercado. No existe punto de comparación a día de hoy.

Algunos modelos del mercado llevan un freno clic-clac parecido, pero que requiere un doble perfil de aluminio en parte inferior del zócalo. Los dos perfiles van rozando entre sí con lo cual se va arañando la mosquitera al poco uso. Además, los demás frenos clic-clac no permiten un corte del zócalo al mismo tiempo que el cabezal. Siempre se tiene que cortar el zócalo a otra medida, lo que puede crear errores durante el montaje de la mosquitera.

Para resumir, el freno clic-clac para las nuevas mosquiteras enrollables Bug Stop representa una mejora considerable dentro del mundo de la mosquitera. Es más cómodo y más eficiente que cualquier otro sistema de freno del mercado.

Está disponible en los modelos de mosquitera enrollable Bug Stop Elite para instalación a hueco y de parche (frontal), y en la mosquitera enrollable Bug Stop Elite con fijación sin tornillos.